QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

lunes, 23 de noviembre de 2015

LV

Me dirás que sí, que no, que para qué. Que bueno, que a lo mejor, pero no viene al caso. Me mirarás con los ojos que piden más sabiendo que no tienes derecho a pedirlo. Ay, si fuera una cuestión de derechos, habríamos dejado de darle vueltas hace tiempo. Habrías empezado a entender que el echarte de menos no es un derecho universal de darle la vuelta a mi mundo cada vez que el tuyo está al revés. Que el ser mi debilidad también te hace débil a ti. Que el que sale perdiendo eres tú, porque no te han enseñado a querer.
Y yo encima, teniendo todas las palabras no sabré responder. Cómo me jode. Cómo me jodes. Me repetiré en la cabeza que puedo estar enfadada, que quiero, que no es mi culpa y que además de todas formas nunca habría funcionado. Nunca habríamos funcionado. Y al final, te diré que venga, que sí, que da igual. Que te quedes o que te vayas.
Pero que no vuelvas. Sobretodo, que no vuelvas.
Total ¿para qué?
Y a esta sí que no sabrás responder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario