QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

sábado, 17 de octubre de 2015

it's where my demons hide

Cuando empezó a llover y dieron las cinco, me di cuenta de que por mucho que yo se lo buscase, no tenía sentido. Estuve a punto de decírselo, pero en lugar de eso solo conseguí decir "ya se va haciendo tarde, ¿no?
Lo entendió inmediatamente, me abrazó y abrió la puerta del coche. Después se giró hacia mí y me dio un beso, de esos que se quedan clavados.
La cogí por el brazo, y con unos ojos implorantes le pregunté que qué iba a pasar. Pensó unos segundos, probablemente porque no quería darme una respuesta vacía, y me dijo:
- Depende de con quién. Yo me sacaré la carrera, seguiré mi vida y me faltarás cada vez un poquito menos. En cuanto a ti madurarás, entenderás que no todas las decisiones de tu vida están en tus manos, pensarás que será fácil olvidar. Y un día te sorprenderás a ti mismo hablándole de mi a alguien, porque tú también me echarás de menos. En cuanto a nosotros... estaremos bien, como siempre. Tienes que entender que hay cosas inquebrantables que no se pierden con el tiempo.

2 comentarios:

  1. En toda creación escrita hay parte de ficción y de realidad. Aunque tus ideas sean de "segunda mano", porque según tú misma no eres capaz de escribir cosas bonitas, en todo lo que escribes viertes parte de tu personalidad, de tu carácter y de tu maravillosa forma de ser. Así que no dejes de escribir, y así no tendré que dejar de leerte.

    ResponderEliminar