QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

viernes, 30 de agosto de 2013

chocolate

Volví la cabeza con signo de desaprobación y me apoyé en la almohada. Tras varios intentos de atraerme hacia sí, lo dijo con palabras.
- Ven.
No cedí.
- Tiro el móvil, si quieres.
Exploté.
- No lo entiendes. Me da igual que tires el móvil, que lo rompas o que lo quemes. Por que la realidad fuera de esta habitación va a seguir siendo la misma. Yo me voy en una semana, y tu sigues atado mentalmente a otra que no soy yo, porque eres jodidamente incapaz de pasar página. Y lo peor es que me he abierto a ti 15 000 veces y en cambio me he tenido que tragar todos tus "no quiero hablar de ello". Estoy harta de jugar a ser la niña comprensiva, cuando no lo entiendo. Quiero mi explicación. Me la merezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario