QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

sábado, 22 de diciembre de 2012

BL

Se sentó en frente de mí, y no sé como lo hice pero conseguí mirar a todos sitios sin dedicarle ni una sola mirada. Al menos unos minutos. Luego ocurrió lo inevitable.
- Hola
- Eh? Giré la cabeza. Sí, me miraba a mí.
- Sí, te estoy hablando a ti tonta.
Me tendió un boli y ordenó:
- Apúntame tu nombre en la mano
Obedecí. Cogí el boli y empecé a escribir... B...
- Eres tonta? Crees que no me sé tu nombre? De verdad lo crees?
Por primera vez le miré. Me temblaron todos los músculos y sentía un frío inexplicable. Se rió. Me reí. Añadió:
- No tienes ni idea de cuanto te he echado de menos.


Me desperté pegada a las sábanas y con el reloj dando las 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario