QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

miércoles, 10 de octubre de 2012

ILY

"Me niego a ser por norma general. 
General me suena a salir a la calle sólo porque es de día. 
Y sólo porque te sientes solo. 
Bah.
Me niego a ser, porque reivindico estar. 
Que es muy de cobardes. Y de coger el paraguas cuando llueve.
Y qué.
Me niego a tensar las cuerdas si no es para caminar sobre ellas. Y a llamar inestabilidad a la belleza del desequilibrio. 
Me niego rotundamente a que los enamorados no se destrocen la boca a besos, en medio de un paso de cebra. 
A riesgo de morir atropellados. Como si enamorándose no lo hicieran a diario
Bah.

Me niego a trabajar para llenarme la nevera en vez del alma. 
Me niego a los amigos que te llaman quince veces de día y no te cogerían el teléfono de madrugada. 
Me cruzo de brazos ante los que todavía no saben que el abrazo no abriga. Que el abrazo sujeta. Que el abrazo impide que usemos nuestras propias manos para ahogarnos. Que el abrazo salva a uno del otro, los aleja del yo para acercarlos al nos
Me niego al beso que no acaba en abrazo.  A los polvos que acaban en ceniza y no en magia. 
Me niego a los que juzgan sin haber sido juzgados. Sin haber pasado noches en cárceles ajenas. De esas con las puertas abiertas a la espalda; sin capacidad de ver qué hay detrás, por las ganas de salir adelante. 

Me niego al domingo y al viernes impuesto. Me niego a la tristeza inducida por terceros y a la fiesta impuesta   por tradición. 
Y a la tradición en general y a los dictadores de emociones en particular.
Me niego a odiar al que me odia si me gusta. A pedir perdón después de haberlo pedido todo. 
Me niego a no sonreír al que me partió los dientes. Las reformas si salen bien, hay que inaugurarlas. 

Me niego a casi todo lo que no sean vestidos de flores. 
Vino y gominolas. 
Camisas con animalitos de colores.
Me niego a vivir sin banda sonora. 
Me niego a vivir si me apetece morir o matar.

De un ataque al corazón.
De pena mojada
O de mismísima risa."

No hay comentarios:

Publicar un comentario