QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

martes, 13 de marzo de 2012

cheap medicine


- Por si no lo sabías, sigo aquí.
- Claro que lo sé.
- Y si lo sabes, ¿qué haces?
- ¿Cómo que qué hago?
- Sí, que qué haces. Nunca sé como va a acabar el día por que no sé como reaccionarás cuando te tenga delante. No sé si en ese momento querré matarte o decirte que te echo muchísimo de menos. Y lo que más me preocupa no es eso, es si algún día me dejarás que me acostumbre a estar sin ti. Quiero hacerlo, quiero conseguirlo. Pero sabes que eso no es posible si reapareces una vez al mes, y desapareces con la misma facilidad. Necesito tu apoyo, que estés ahí para contarte todas mis gilipolleces. No sé si me has querido. No me importa. No me importa por que has logrado algo mucho más difícil que eso. La mayoría de la gente me acepta y me coge cariño como soy, sin llegar jamás a entenderme del todo. Tú no, tu me has entendido entera. Igual que me entiendes ahora cuando calculas mis movimientos observándome por en rabillo del ojo. Claro que lo haces, por que te encanta manipularlo todo. Pero a mí no me manipulas, me agotas. Eres como una puta montaña rusa, y yo hace tiempo que me he cansado de dar tantas vueltas.
- No.
- No, ¿qué?
- Que no te vas a acostumbrar a estar sin mí. ¿Sabes lo que pasa? Que eres una niñata victimista que haría lo que fuera por obtener su propia felicidad, lucharía hasta el final para conseguir lo que quiere. Pero la felicidad de los demás te la suda. Piensa en lo que te dije la noche antes de que te fueras a Canadá. Te dije que no cambiarían nada dos meses a 9000 km.
- Te equivocabas... ¿Que no cambiarían nada? Abre los ojos joder, son esos 9000 km los que nos han cambiado.
- Ese es el problema, que le echamos la culpa a los kilómetros cuando no la tienen. Porque en realidad no la tiene nadie. Nos hemos cambiado a nosotros mismos. Esos dos meses te cambiaron la vida.
 Aprendí a distinguir entre lo que tenía que dejar ir y lo que no. Vi la vida de otra manera. Y después volví. Me convertí en todo lo racional que soy ahora, con mis esquemas. Racional y maniática.
- Y buena persona.
- Y tú te enamoraste de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario