QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

viernes, 13 de enero de 2012

El tiempo vuela

Me duele la cabeza. Es viernes y me he puesto enferma, estoy tumbada en el sofá con un edredón gordísimo encima y tengo a ratos frío y a ratos calor. Acabo de ver un capítulo del Mentalista, y otro de Anatomía de Grey. Representan mi debate entre medicina y psicología. Sí, lo sé, son muy distintas y muy iguales. Sigo sin tener nada claro. Me da igual, hoy no me toca decidir. Y mañana tampoco. Me encantaría ser médico, aunque no sé si sería capaz. Me refiero, más allá de la nota o lo difícil que sea la carrera. La vida de un médico nunca deja de ser agobiante y complicada. Me pregunto si sería capaz de dar la vida por ser médico. A los médicos les gusta lo que hacen... supongo. A mí en cambio, sólo me gustaría ser psiquiatra. No cirujana, no cardióloga, no pediatra. No, psiquiatra. Hablé con un chico que le pasaba lo mismo que a mí y había terminado por hacer medicina, y decía que estaba descubriendo muchas cosas y le gustaba mucho, quizás a mí también podría pasarme lo mismo. Y ahora, volviendo a la realidad, dado que es imposible que tenga una nota como para que me admitan en algún lado para hacer medicina, me centro en psicología y mi posibilidad de estudiar en Francia que, no sé porqué, me parece increíblemente atractiva. Cualquier ciudad, no tengo preferencias, lo que sea pero fuera de aquí. Me imagino mil veces mi vida fuera, mis amigos, mi casa, mi universidad... mil cosas, y no sé muy bien por que motivo me encanta, tengo ganas de vivirlo ya. Pero aún me quedan dos años. Dos largos años. Y este se me está haciendo eterno. Me siento cansada, exhausta, agobiada, agotada, sin fuerzas, acabada y con la cabeza llena de cosas que quizá algún día me sirvan, o quizás no. Pero lo peor es que siento que solo acaba de empezar. 
Odio las matemáticas, se me dan fatal y son inútiles. Me aburro, se nota mucho. Me acaba de dar un calambre en el brazo y además tengo agujetas por todo el cuerpo. No sé muy bien que hacer para mejorar, no me tengo en pie ni me apetece una ducha fría. Y además es viernes, un chollo vamos. No sé si escuchar música va a mejorar mi estado. Lo sé, mi vida es súper interesante. No sé como narices matar el tiempo, tengo exámenes la semana que viene pero no me siento en condiciones de estudiar. Mañana tengo una fiesta y algo me dice que no me van a dejar ir. Me apetecía, pero es lo que hay. Me he leído todo lo leíble. No puedo dormir. Voy a acabar esta entrada tan patética. 
Y a hacer algo productivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario