QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

sábado, 2 de abril de 2011

Cuestión de principios.

- Quiero saber que tú vas a estar ahí conmigo cuando lo consiga.
- Me gusta que digas "cuando lo consiga" y no "si lo consigo". Das a entender que no hay ningún margen de error, ninguna posibilidad, ni si quiera una entre millones de que falles, como si fueras invencible.
- Y acaso no lo soy? Mira, después de mil putadas sigo aquí. Jodido? Puede, pero aquí.
- Por esa misma regla de tres, invencibles somos todos.
- Lo somos, es cuestión de principios, mientras tú pienses que eres invencible, lo vas a ser. El secreto de los valientes es no decir nunca que tienen miedo.