QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

martes, 8 de febrero de 2011

Casi siempre, casi nada.

Afrontar la realidad es mucho más facil que conseguir energía y tiempo para escapar de ella.
Me he dado cuenta de que es verdad lo que dicen. Imagínate una escalera, todo lo larga que quieras, ponte con 14 peldaños. Ahí arriba le tienes a él: guapo, listo, majo, con esa sonrisa que te encanta, esos ojitos, ese poder para hacerte reír y para sorprenderte todos y cada uno de los días, incluso el peor de todos. Pero aquí viene el problema: Tú no estás arriba, tu estás catorce peldaños más abajo. Entonces intentas subir. Una vez, al noveno te caes. Otra vez, al noveno te caes. Hasta que te das cuenta de que falta un peldaño que no te deja llegar hasta arriba. Pero hasta ahora no te has dado cuenta porque vives corriendo hasta arriba una y otra vez con la esperanza de llegar. No vas a llegar, no puedes. Aún así sigues intentandolo, podrás saltar. Llegas caes, vuelves subes... Mil veces.
Pero no te das cuenta de que si realmente te quiere, acercará los caminos, movería montañas por ti, no sé si me explico.
Deja de arriesgar por alguien que no arriesga un gramo por ti. Da, solo por quién este dispuesto a quererte, con todo lo que eso conlleva. We can't be forgiving all our lives.

CGDR, voy a estar ahí para todo lo que necesites, creo que ya lo sabes, eres mis quince minutos diarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario