QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

domingo, 26 de diciembre de 2010

Hablo de amores dormidos.


- Pero quieres olvidarte ya de mí por favor?
- Y a ti que te importa...
- Pues que a cada cosa que hago, palabra que digo, movimiento que pienso estás ahí, y pienso si te va a doler o no.
- Pero es que no puedes vivir tu vida en función de una persona, en serio, es horrible. Lo que me duela me dolerá, no lo puedo evitar.
- Ves? Ya estás otra vez.
- Ya estoy otra vez qué?
- Pintándolo todo como si fuese el fin del mundo, como si fuese la última vez que te fuese a ver y como si estuvieses enamorada de mí hasta las trancas.
- Ah, claro... Soy yo la que lo pinta todo como si fuese el fin del mundo? Te lo he dicho, lo que duela dolerá...
- Que me preocupas, que yo no quiero que duela.
- La única forma de evitar eso es que te quedes aquí conmigo.
- No, la única forma de evitarlo es que dejes de caer constantemente.
- Si caigo es porque quiero caer, entérate... No puedes cambiarlo todo, las cosas son como son, y yo voy a seguir aquí, siempre, aunque sea el fin del mundo.
- Y si lo fuera, te irías conmigo?
- No te creas tan importante...
- Eso no es una respuesta.
- Ya, es que no te voy a contestar algo de lo que ya sabes la respuesta.
Se hizo un silencio que pareció eterno.
- Dímelo.
- Ya te lo he dicho: siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario