QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

domingo, 7 de noviembre de 2010

Entonces me doy cuenta..

Me doy cuenta de que podía haber apostado sin tener todas las de ganar, que aunque no estuviese segura había algo dentro de mí que me decía que era verdad. Me doy cuenta de que me querías, de que yo hacía lo que fuera por verte sólo cinco minutos y tú, a pesar de no decir nada, me lo agradecías con una sonrisa de esas que queman. Porque las cosas son así y tú supiste elegir entre lo que querías y a lo que le tenías miedo. Date cuenta de que no me cansaré de decírtelo: "es que aunque haya una posibilidad entre un millón lo intentaré, y aunque no la tenga, igual, es que te quiero." Y cuando me sentías ahí detrás en tu moto, hubieses reventado los índices de la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario