QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

domingo, 14 de noviembre de 2010


¿Esperar? No, eso no nos gusta. Unos años como estos no están hechos para eso. Lo que tenga que ser, será. De consecuencias hablabas y no te hacía caso, creeme, si nos centramos en eso estaríamos esperando eternamente. No todo va a ser bueno, pero tampoco lo buscamos, solo queremos reir a carcajadas y llorar si es necesario. Si te gusta lo que ves perfecto, vente que aqui estamos, y si no, pues comenta, pero a nosotras.
La gran putada, es que yo, soy de las que espero.

viernes, 12 de noviembre de 2010

%&$·#"

Reconocer lo que sientes, llorar por lo que pierdes, apretar los puños e ilusionarte con lo que te queda por vivir.
¿Sabes? Podría seguir llorando y poniendome todas esas canciones de amor que provocan en mi su nombre, o podría aún ver aquellas fotos sentados en la hierba como quien no quiere la cosa. ¿Gano algo? Cero. ¿Pierdo? Tiempo. No soy de las que creen que la vida son dos días, de hecho me parece que tiene la longitud necesaria para reir, cantar, llorar, soñar, vivir, saltar, besar, sufrir... en definitiva, borrón y cuenta nueva

lunes, 8 de noviembre de 2010

Llueve.

Pero ni las aceras están mojadas ni pollas, todo es igual que siempre. Tengo las mismas ganas de estudiar y las mismas de comer chocolate, las mismas de matar a mi profesor de francés que ignoro de donde saca la motivación, pero me da igual. Porque una parte de mí, sabe que ayer vivió algo increíble.




domingo, 7 de noviembre de 2010

Entonces me doy cuenta..

Me doy cuenta de que podía haber apostado sin tener todas las de ganar, que aunque no estuviese segura había algo dentro de mí que me decía que era verdad. Me doy cuenta de que me querías, de que yo hacía lo que fuera por verte sólo cinco minutos y tú, a pesar de no decir nada, me lo agradecías con una sonrisa de esas que queman. Porque las cosas son así y tú supiste elegir entre lo que querías y a lo que le tenías miedo. Date cuenta de que no me cansaré de decírtelo: "es que aunque haya una posibilidad entre un millón lo intentaré, y aunque no la tenga, igual, es que te quiero." Y cuando me sentías ahí detrás en tu moto, hubieses reventado los índices de la felicidad.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sbrv.


Dedicado a los que escriben por rellenar una ausencia,
pueden medir los actos pero no las consecuencias,
chica, vete por donde has venido, quieta donde estas
daría mis ojos con tal de verte una vez más.