QUE EL FIN DEL MUNDO TE PILLE BAILANDO

domingo, 4 de julio de 2010

Hasta mañana.



Porque apesar de todo somos casualidad, y todo vale lo que puedas pagar. Y te das cuenta de que tu película se está acabando sin un final, pero la línea es cara y no la quieres cruzar. Cada milímetro es una puta prisión, pero ninguna lágrima es verdad, lo dice aquella vieja canción. Que tus prioridades las estableces tú y solo tú, y para conseguir tu propia felicidad tienes que ser egoísta. Tus recuerdos van sonando a despedida: después de todos estos años, y después de tanto tanto daño y haber perdido mi sonrisa a tu costa, me doy cuenta de que todas esas mierdas me son igual, te quiero. Escribe ahora, que tienes tanto. Que porqué escribo? Pues no lo sé, espero que sea la forma de acabar entendiéndome a mí misma que es lo más incierto y difícil que me he llegado a proponer nunca.
Quien me escuche lo diria: "Quisiste todo, perdiste tanto." Es por naturaleza, todos queremos siempre más, o eso dicen. Es muy fácil justificar todos los actos de los que te arrepientes con frases bonitas, pero eso no va a cambiar nada, porque a veces tienes que hacer algo más importante: en vez de hacerte perdonar, perdonarte a ti mismo. Y a veces, aunque no tengas nada, eres feliz, y otras, aun teniendolo todo, te sientes como si no contaras para nada. Que los años pueden pasar, pero el tiempo no significa el cambio, y el cambio no significa el tiempo. Tu sabes lo que eres capaz de hacer, y eres el unico capaz de autoengañarte a ti mismo. Si, eso es lo que yo hice, tanto que me lo he creído. Pero parece ser que nunca es tarde, necesito verte aquí.
Por que te seguiré esperando.

Y sabes que es lo peor de todo? Que ya lo sabes.
Atentamente, la niña que hacia lo que fuese, solo por verte los cinco minutos que me cambiaban el puto día, no lo olvides nunca por favor.


BigB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario